Cuarenta años más

Los años pasan y pesan.

Las ideas también.

La historia nunca escribe el futuro cercano y los nuevos amaneceres jamás predecirán cómo será el nuevo día.

Cuarenta años de la caída del fascismo en España, del inicio de la necesitada Transición, de la legalización del PCE, del nacimiento de una nueva generación…

Cuarenta años de democracia.

Cuarenta años son demasiado tiempo para permitir que el devenir traiga lo que no somos capaces de forjar y mucho menos de conservar. Todos los partidos políticos fueron imprescindibles en la creación de nuestra sociedad democrática y dieron luz tras demasiados años de oscuridad.

Al mismo tiempo, la presión ejercida a los trabajadores asalariados, incapaces de alcanzar los medios de producción, gestó su unión y fuerza en los sindicatos, dando una oportunidad y facilitando una visión de un mundo más digno e igualitario.

Desafortunadamente, en los últimos años, los partidos gobernantes, han afrontado la actualidad con una desconcertante permisividad al capitalismo, dejando cada vez más desnudos todos los estratos sociales.

Cuarenta años más.

Nuestra Troika, ésa formada por el engendro de la Comisión Europea, el vanagloriado Banco Central Europeo y el desprestigiado Fondo Monetario Internacional, ha minado las perspectivas sociales de unas generaciones cada vez más hundidas por las reformas económicas y por la falta de esperanza vital.

El sindicalismo de clase ha permutado en una alianza de despachos, luchas internas e intereses que lejos están de perpetuar su historia reciente y conseguir extinguir el recuerdo de los últimos años de una dictadura que nos obligó a tomar conciencia de nuestros derechos. Al otro margen quedan los ciudadanos, o los votantes, según el interlocutor. Incluso los afiliados sindicales ven empobrecida su capacidad de evitar las agresiones empresariales y temen sobre sus condiciones laborales y sus perspectivas de futuro.

¿De qué sirven los altos cargos sociales, políticos y sindicales, que jamás cuentan con la opinión de sus bases que son el cuerpo y sangre de sus formaciones?

¿Cuándo los gritos de los hombres y mujeres serán escuchados?

¿Por qué el poder hace ciegos y sordos a las personas llamadas a liderarnos?

¿De qué sirven unas siglas si no están respaldadas por humanidad?

Tan sólo cuarenta años más.

Nuestra presente actualidad nos exige una participación social, más allá de nuestra ideología, y nos conduce a liderar una lucha contra el capitalismo más mortífero que hemos visto en toda la historia reciente. El sindicalismo de clase, ése que corresponde a los intereses de la clase obrera, ése que es incapaz de mantener su histórica capacidad de maniobra, ha cedido su presente evitando el cumplimiento de sus deberes en pro de las clases trabajadoras y facilitando la impunidad del capitalismo.

Cuarenta años más.

Los periódicos amanecen con nuevas estratagemas de la actualidad.

Puertas giratorias, secretarías generales a dedo, todo vale con tal de conservar el estado democrático y eliminar toda capacidad de decisión a las personas.

Los años siguen pesando.

Cuarenta años más.

DSC00785

Texto y fotografía por Juan Luis Gracia Cuervas

juanluisgracia.bandcamp.com

INTROSPECTIVO FOTOGRÁFICO REMANENTE

El tiempo permanece pasado frente a los minutos irrefrenables del presente.

Momentos captados por la ingenuidad del ser humano y

plasmados con la eficacia de sus sentimientos.

Espacios, personas y calles.

Todos con sus luces y sus sombras.

Todos.

Las historias se escriben con la tinta fácil de la ignorancia y con la crudeza de su realidad.

Autoretrato - Santiago de Compostela - Septiembre 2016

Autoretrato, Santiago de Compostela, A Coruña – Septiembre 2016

El Pilar, Zaragoza - Diciembre 2015

Zaragoza – Diciembre 2015

Palencia, Septiembre 2016

Burgos – Septiembre 2016

Samper de Calanda, Teruel - Enero 2008

Samper de Calanda, Teruel – Enero 2008

 

Castelldefels, Barcelona - Agosto 2012

Castelldefels, Barcelona – Agosto 2012

Helena Gracia, Zaragoza - Diciembre 2012

Zaragoza – Diciembre 2012

Shady Serafi, Barcelona - Agosto 2012

Barcelona – Agosto 2012

Barcelona - Septiembre 2016

Barcelona – Septiembre 2016

10 Costillas, Zaragoza - Octubre 2015.jpg

Zaragoza – Octubre 2015

11 Autoretrato, Zaragoza - Noviembre 2008.jpg

Autoretrato, Zaragoza – Noviembre 2008

12 José Luis Gracia, Zaragoza - Octubre 2015.jpg

Zaragoza – Octubre 2015

María José Cidad, Mallorca - Junio 2006

Mallorca – Junio 2006

14 Enrique Ponce, Zaragoza - Agosto 2008.jpg

Zaragoza – Agosto 2008

15 Castillo de Burgos - Julio 2015.jpg

Burgos – Julio 2015

15 Gloria & Conchi, Burgos - Julio 2015.jpg

Burgos – Julio 2015

16 Juan Cidad, Burgos - Agosto 2008.jpg

Burgos – Agosto 2008

Burgos - Julio 2015

Burgos – Julio 2015

18 Burgos - Septiembre 2016.jpg

Burgos – Septiembre 2016

Pamplona - Noviembre 2013

Pamplona – Noviembre 2013

Pamplona - Diciembre 2013

Pamplona – Diciembre 2013

María José Cidad, Zaragoza - Octubre 2015

Zaragoza – Octubre 2015

Shady & Juan Luis, Santa Quiteria, Samper de Calanda, Teruel - M

Samper de Calanda, Teruel – Marzo 2008

Santiago de Compostela, A Coruña - Septiembre 2016

Santiago de Compostela, A Coruña – Septiembre 2016

Girona - Octubre 2013

Girona – Octubre 2013

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Consumismo impertinente

 

Estamos necesitados de necesidades.

Si no siempre se pueden inventar. O reinventar llegado el caso.

Impertinencias personales difíciles de alcanzar con metas metafísicas o con realidades existenciales.

 

Todo gracias al galante galanero don dinero.

Dinero falso que nos venden e imponen y que olvidó su convertibilidad directa del dólar estadounidense con respecto al oro. Ya no vale nada, sólo un efímero valor impuesto y lo que nosotros creamos que pueda valer.

Dinero: eficiente disciplina por la que somos retribuidos a cambio de nuestro trabajo humano y que descuidamos malgastar en aleatorias sesiones de consumismo actual e impertinente.

 

¿Somos conscientes que estamos pagando con nuestras vidas?

¿Que entregamos ésa divisa a cambio de nuestra existencia?

 

Realismo de sudor de frente y dolor lumbar debe reactivar nuestras conciencias, y ser valedores que pagamos con nuestra vida. Con nuestro tiempo vital, difícilmente recuperable y que debemos atesorar.

Esfuerzo que trabajamos y que perdemos compulsivamente al instante, incapaces de ahorrar en sentimientos y escondiendo necedades.

 

Nuestras actuales catedrales culturales están confinadas en centros comerciales y facilidades de pago sin intereses. Pagaremos durante toda nuestra vida un interés mayor del que seamos capaces de devolver.

Nunca hay que creerse todo. La actitud crítica debe convertirse en aptitud.

No tenemos que cambiar el mundo, sólo mejorarlo.

 

Difícil comprensión de la expresión y necesidad social, más aún cuando los intereses no están detallados.

Más todavía cuando sus metas difieren de un bien común.

 

Impertinente más bien.

 

DSCN0314

 

Texto y fotografía por Juan Luis Gracia

 

juanluisgracia.bandcamp.com

El sentido de la vida

Horas, días, años…

Años de nuestra vida que transcurren sin novedad en el frente, hasta que éste es roto tras la línea enemiga. Como cada pequeña circunstancia personal:

‘En la ebriedad, los jueves suceden a los sábados, del mismo modo que a junio le sigue el invierno y el tabaco no está en el bolsillo del bañador donde se dejó’

En la vida, los acontecimientos suceden sin que nos dé tiempo a ser conscientes de ellos, incluso mucho tiempo después de que hayan sucedido. Hechos que nos imploran la necesidad de retomar ciertos momentos de nuestra vida y preguntarnos si hicimos lo correcto.

El sentido de la vida.

Fin o medio. Camino o meta.

Todo el mundo espera, o al menos ésa es mi reflexión, conseguir llegar a ser una adorable persona anciana, viviendo los últimos momentos de una vida colmada de actos, buenos y malos, reprobables y admirables, reclinada sobre una vieja butaca junto a un puñado de nietos traviesos. Pero sobre todo con la conciencia tranquila de haber hecho lo correcto en todo momento y sentirse orgulloso de haber estado ahí para hacerlo.

Camino que se rompe en días repletos de hipocresía y poder sustentado por seres humanos comprados y en estado de putrefacción personal, cuya meta dista de estar en paz consigo mismos. Poco importan las relaciones humanas, sociales y políticas, incluso las profesionales, todas, todas terminan por corromper a ciertos especímenes cuya perversión se clava en nuestras entrañas y nos impiden continuar con nuestro viaje.

¿Cuándo termina la vida útil de un ser humano?

Cuando ya no es rentable en la maquinaria del capitalismo.

¿Acaso no tenemos garantía?

La garantía íntegra de un ser humano no consta en actas o contratos, no pertenece a ninguna carpeta con nuestro expediente, no se debe quebrar por intereses económicos.

No, aflora desde la personalidad de cada uno, y no es comparable a nada.

Tampoco a nadie.

No somos números, hace tiempo que dejamos de serlo, pero siempre hay intentos de marcarnos y cicatrizarnos de por vida.

El sentido de la vida.

DSCN1481

Texto y fotografía por Juan Luis Gracia

juanluisgracia.bandcamp.com

Progresa adecuadamente

Progresa adecuadamente.

Es lo que siempre he intentado desde pequeño:

progresar y de la forma más adecuada.

Progresar mejorando como persona, y respecto a las formas, en cuanto he sido permitido a ello.

Democracia, sociedad y empleo, estamentos que se escapan a nivel personal y que ni entiendo ni quiero verme forzado a entender.

Democracia fundamentada en poderes políticos difícilmente asimilables.

Sociedad cuyo estamento rehúye de los principales caracteres humanos, y empleo… empleo.

Definición consignada a la retribución de un trabajo humano. Trabajo que cada vez se deshumaniza a pasos agigantados y que se erige estandarte de la actualidad profesional.

Profesional de los estamentos que así lo definen y a los cuales se exigen esfuerzos que van más allá de lo humanizable.

Lo humanizable.

Extraño cóctel de conciencias que retraen y atraen al mismo tiempo todo lo que el ser humano reprime.

Harto de reprimir, deseo con firmeza, humanizar hasta el último reducto de mi consciencia.

Progreso adecuademente.

Al menos es lo que debemos intentar como personas, como seres humanos dirían ciertos políticos. Políticos cuyo voto damos y esperamos. Sí, esperamos. Demasiado en realidad.

Esperanzas que tras rastros de educación consideran que una calificación capitalizada sea capaz de reprimir todos nuestros anhelos de aprendizaje.

Progresa adecuamente me decían de pequeño.

Progreso adecuamente les digo de mayor.

51

Juan Luis Gracia

juanluisgracia.bandcamp.com

Un mundo desordenado

El orden aleatorio de las cosas hace tiempo que se dio por perdido. Vivimos… nos enfrentamos, a un mundo difícil, desordenado, peor todavía, demasiado ordenado.

Ordenado para cuyos poderes desean que así se conserve.

Nos enfrentamos a las fronteras de la humanidad, de países pensarán algunos. Líneas que nos recuerdan cientos de años después, las diferencias de libertades a uno y otro lado. Ese fue su cometido, recordar e imponer sus diferencias a las personas que separan.

Malditas fronteras.

Malditas las imágenes a las que nos enfrentan.

Malditas sean.

¿Es posible encontrar dentro de nuestra sabia evolución un atisbo de generosidad necesaria cuando lo que está en juego es el ser humano?

Mal final para millones de años de evolución.

Las guerras siguen, son el negocio más lucrativo del capitalismo más macabro y del comunismo más hipócrita. Y con su devenir, nos atenemos a deliberar las condiciones de nuestro planeta finito.

Hoy Siria, mañana da igual, las armas deben venderse en cualquier mercado que necesite de ellas, y la demanda se dispara. No importa el bando, importa la forma de pago.

Juan Luis Gracia

juanluisgracia.bandcamp.com

IMG-20150905-WA0000

Fotografía bajada de la red (Moustafa Jacoub)